Alveolitis: Síntomas, tratamiento y prevención

alveolitis

Si le han quitado un diente recientemente, corre el riesgo de que sufra alveolitis. Aunque es la complicación más común de la extracción de un diente, sigue siendo relativamente raro.

Por ejemplo, los investigadores en un estudio de 2016 encontraron que alrededor de 40 personas de las 2.218 observadas experimentaron algún grado de encaje seco. Esto coloca la tasa de incidencia en 1,8 por ciento.

El tipo de extracción dental determina la probabilidad de que se experimente alveolitis. Si bien es poco frecuente, es más probable que la alveolitis se desarrolle después de la extracción de las muelas del juicio.

Cuando se extrae una muela del hueso y las encías, se supone que se forma un coágulo de sangre para proteger el orificio de las encías mientras se cicatriza. Si el coágulo de sangre no se forma correctamente o se desprende de las encías, puede crear un hueco seco o alveolo.

El hueco puede dejar expuestos los nervios y huesos de las encías, por lo que es importante buscar atención dental. Si no se trata, puede provocar una infección y otras complicaciones.

Siga leyendo para aprender a reconocer la alveolitis, cómo ayudar a evitar que ésto ocurra y cuándo debe llamar a su dentista o cirujano oral para pedir ayuda.

Cómo identificar la alveolitis

Si eres capaz de mirar en tu boca abierta en un espejo y ver el hueso donde solía estar tu diente, probablemente estés experimentando cierto grado de alveolitis.

Otro signo revelador de la alveolitis es un inexplicable dolor punzante en la mandíbula. Este dolor puede extenderse desde el lugar de la extracción hasta su oído, ojo, sien o cuello. Se siente típicamente en el mismo lado del lugar de la extracción del diente.

Este dolor se desarrolla típicamente dentro de los tres días de la extracción del diente, pero puede ocurrir en cualquier momento.

Otros síntomas incluyen el mal aliento y un sabor desagradable que persiste en la boca.

Si experimenta alguno de estos síntomas, debe ver a su dentista de inmediato.

¿Qué causa la alveolitis?

La alveolitis puede desarrollarse si, después de la extracción del diente, no se forma un coágulo de sangre protector en el espacio desocupado. La alveolitis también puede desarrollarse si este coágulo de sangre se desprende de las encías.

¿Pero qué impide que se forme este coágulo de sangre? Los investigadores no están seguros. Se cree que la contaminación bacteriana, ya sea por alimentos, líquidos u otras cosas que entran en la boca, puede provocar esta respuesta.

Un traumatismo en la zona también puede provocar que la encía quede al descubierto. Esto puede ocurrir durante una extracción dental complicada o durante el cuidado posterior. Por ejemplo, pinchar accidentalmente la zona con el cepillo de dientes puede alterar el alveolo.

¿Quién puede sufrir alveolitis?

Si ha tenido alveolitis antes, es más probable que lo experimente de nuevo. Asegúrese de que su dentista o cirujano oral conozca su historial con la alveolitis antes de la extracción dental planeada.

Aunque su dentista no puede hacer nada para evitar que esto ocurra, mantenerlos al tanto acelerará el proceso de tratamiento si se desarrolla una crisis de alveolitis.

También es más probable que se desarrolle alveolitis si:

  • Fumas cigarrillos o usa otros productos de tabaco. Los productos químicos no sólo pueden retrasar la cicatrización y contaminar la herida, sino que el acto de inhalar puede desalojar el coágulo de sangre.
  • Tomas anticonceptivos orales. Algunas píldoras anticonceptivas contienen altos niveles de estrógeno, lo que puede interrumpir el proceso de curación, según la Sociedad Española de Implantes.
  • No cuidas la herida adecuadamente. Ignorar las instrucciones del dentista para el cuidado en casa o no practicar una buena higiene bucal puede causar un encaje seco.

¿Cuánto tiempo dura?

Corres el riesgo de desarrollar alveolitis después de una extracción de dientes. El término clínico es osteitis alveolar.

La alveolitis dental suele durar 7 días. El dolor puede ser notorio desde el tercer día después de la extracción.

Después de la extracción de un diente, un coágulo de sangre suele formarse en el sitio para curarlo y protegerlo. Con el zócalo seco, ese coágulo se desplaza, se disuelve demasiado pronto, o nunca se formó en primer lugar. Así, el zócalo seco deja el hueso, el tejido y las terminaciones nerviosas expuestas.

El encaje seco es doloroso. Las partículas de comida o los restos pueden atascarse en el lugar de la extracción. Esto puede retrasar el proceso de curación o conducir a una infección.

¿Cómo se diagnostica la alveolitis?

Si experimenta un dolor extremo después de que le quiten el diente, es importante que se ponga en contacto con su dentista o cirujano de inmediato. Su dentista querrá verle para ver el hueco vacío y discutir los próximos pasos.

En algunos casos, su dentista puede sugerirle radiografías para descartar otras condiciones. Esto incluye la infección ósea (osteomielitis) o la posibilidad de que el hueso o las raíces estén todavía presentes en el lugar de la extracción.

Posibles complicaciones

La alveolitis en sí misma rara vez provoca complicaciones, pero si la condición se deja sin tratar, las complicaciones son posibles.

Esto incluye:

  • retraso en la curación
  • infección en la encía
  • infección que se extiende al hueso

¿Cómo tratar la alveolitis?

Si tiene alveolitis, su dentista limpiará la zona de la encía para asegurarse de que está libre de comida y otras partículas. Esto puede aliviar cualquier dolor y puede ayudar a prevenir que se forme una infección.

Su dentista también puede rellenar el hueco con una gasa y un gel medicado para ayudar a adormecer el dolor. Le dará instrucciones sobre cómo y cuándo quitárselo en casa.

Después de retirar el vendaje, tendrá que limpiar la cavidad de nuevo. Es probable que su dentista le recomiende agua salada o un enjuague con receta médica.

Si su alveolitis es más grave, le dará instrucciones sobre cómo y cuándo agregar un nuevo apósito en casa.

Los analgésicos de venta libre pueden ayudar a aliviar cualquier molestia. Su dentista probablemente le recomendará un analgésico antiinflamatorio no esteroideo, como el ibuprofeno o la aspirina. Una compresa fría también puede proporcionar alivio.

Si el dolor es más intenso, es posible que le recomienden un analgésico de venta con receta.

Es probable que tenga una cita de seguimiento aproximadamente una semana después de la extracción. El dentista examinará el área afectada y analizará los pasos a seguir.

En algunos estudios se comprobó que el enjuague con un gluconato de clorhexidina antes y después de la extracción de un diente disminuía el riesgo de que se produjera alveolitis. El uso de gel de gluconato de clorhexidina en el encaje después de la extracción también disminuyó el riesgo de que sufrir alveolitis.

Pronóstico

Debe comenzar a experimentar un alivio de los síntomas poco después de que comience el tratamiento, y sus síntomas deben desaparecer por completo en unos pocos días.

Si todavía tiene dolor o hinchazón después de unos cinco días, debería ver a su dentista. Es posible que todavía tenga restos atrapados en el área o en otra condición subyacente.

El hecho de haber tenido alveolitis una vez lo pone en riesgo de desarrollar el problema nuevamente, por lo tanto, mantenga a su dentista informado. Hacerle saber que la alveolitis es una posibilidad con cualquier extracción dental puede acelerar el tratamiento potencial.

Cómo prevenir la alveolitis

Puede reducir el riesgo de que se le resequen los vasos sanguíneos y sufra alveolitis si toma las siguientes medidas antes de la cirugía:

  • Asegúrese de que su dentista o cirujano oral tenga experiencia en este tipo de procedimiento. Debe revisar sus credenciales, leer sus revisiones de Yelp, preguntar sobre ellas – lo que sea necesario para saber que está en buenas manos.
  • Después de seleccionar un proveedor de atención médica, hable con ellos sobre cualquier medicamento de venta libre o con receta que esté usando actualmente. Algunos medicamentos pueden evitar que la sangre se coagule, lo que puede provocar que el vaso sanguíneo se reseque y produzca alveolitis.
  • Limite o evite fumar antes y después de su extracción. Esto puede aumentar el riesgo de que se le reseque la cavidad. Hable con su dentista sobre las opciones de tratamiento, como el parche durante este tiempo. Es posible que incluso pueda orientarle sobre cómo dejar de fumar.

Después del procedimiento, el dentista le proporcionará información sobre la recuperación y las pautas generales de atención. Es importante que siga estas instrucciones. Si tiene alguna pregunta, llame al consultorio de su dentista; ellos podrán aclarar cualquier inquietud que usted tenga.

Su dentista puede recomendarle una o más de las siguientes opciones durante la recuperación:

  • Enjuagues bucales antibacterianos
  • Soluciones antisépticas
  • Gasa medicada
  • Gel medicado

Su dentista también puede sugerirle un antibiótico, especialmente si su sistema inmunológico ha sido comprometido.

En resumen

¿Qué es la alveolitis?

La alveolitis, alveolo seco u osteítis alveolar, puede desarrollarse después de la extracción de un diente adulto.

¿Cuándo ocurre?

Ocurre cuando los coágulos de sangre en el lugar de la extracción se desplazan, se disuelven o nunca se desarrollan antes de la curación. Esto puede dejar expuestas las terminaciones óseas y nerviosas subyacentes. También permite que la herida se llene de comida o desechos, causando una infección.

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas más comunes de sufrir alveolitis son: dolor severo, que puede irradiarse desde la cuenca a su oído, ojo, sien o cuello; ver un hueco en la encía; mal aliento o un sabor desagradable en la boca.

¿Qué causa la alveolitis?

Las causas más comunes son: infección bacteriana; extracciones dentales difíciles, como una muela del juicio o algún golpe en el lugar de la cirugía.

¿Cómo se trata la alveolitis?

Hay diferentes tratamientos disponibles para la alveolitis que su dentista o cirujano oral puede prescribirle. Sin embargo, cuando tenga que esperar para verlos, estos tratamientos caseros pueden ayudar a aliviar los síntomas.